¿Es importante la Certificación Energética de tu casa?

¿Es importante la Certificación Energética de tu casa?

Este un concepto que ha aumentado muchísimo su popularidad en los últimos años. Seguro que has oído hablar de él pero, ¿es realmente importante la Certificación Energética? Rotundamente sí, tanto para ti como para el medioambiente.

¿Qué es el Certificado Energético?

Si eres todavía eres un Dummy en esta terminología lo primero que tienes que conocer es para qué sirve el Certificado Energético. Esta clasificación identifica las construcciones según su eficiencia, siendo la letra A la más eficiente y, la G, la que menos, es decir, las que consumen más energía.

Podemos decir que este Certificado mide la eficiencia de tu casa a través de letras. Por ejemplo, pasar de una calificación E a una B puede suponer ahorrar hasta un 48 % del consumo energético de la vivienda, un ahorro de más de 800 euros anuales.

Influye en la comodidad

¿En invierno hace frío y en verano calor? Esto ocurre en muchas construcciones, y lo tenemos interiorizado… ¡pero cuidado! Darlo por hecho es un error, esto no debería ser así.

Si las paredes y ventanas no conservan una temperatura óptima y dejan que se escape el calor o frío y que traspase la temperatura de fuera al interior significa que la envolvente del edificio no está haciendo bien su trabajo.

Si tu hogar no mantiene su temperatura, la envolvente térmica está fallando
Si tu hogar no mantiene su temperatura, la envolvente térmica está fallando

Mejora la calidad de vida de la sociedad y cuida del planeta

La eficiencia de tu hogar no sólo te beneficiará a ti (y a tu bolsillo), también al medioambiente, ya que la mayor parte del consumo energético de un edificio se produce al regular térmicamente su interior, es decir, al calentar o al enfriar las diferentes estancias para conseguir alcanzar una temperatura óptima con la que nos sintamos cómodos.

En España las cifras de consumo de nuestros edificios están por las nubes, ya que contamos con un parque inmobiliario antiguo y sin rehabilitar. Podemos estimar que aproximadamente el 60 % de las viviendas se construyeron antes de 1980, así que podemos dar por hecho que, sin haberse reformado o adaptado a las nuevas normativas, estos inmuebles no son eficientes. De hecho, estas construcciones representan el 40 % del total de la energía que se consume en España y emiten el 39 % del CO2, principal causante del efecto invernadero.

Además, el 60,7 % del objetivo de disminución del consumo energético actual de España se concentra en el sector residencial. Por esta razón, ya existen previsiones de poner en marcha la rehabilitación de la envolvente de 1,2 millones de viviendas y la sustitución de más de 3,5 millones de sistemas de calefacción y agua caliente.

¡Contáctanos, si quieres que tu casa sea aproveche todo su potencial energético!

Tu Comentario

Abrir chat